Páginas vistas en total

miércoles, 29 de febrero de 2012

          "KULTURA SE ESCRIBE CON K DE KIKOY"


Publicidad de Lamu en la Revista Pachá Ibiza de Junio





La historia empieza hace unos cuantos años, cuando vivía en Ibiza. Fue allí dónde, verano tras verano, me llamaba la atención el colorido de los Kikoy en cada una de las calas y playas a las que iba. Una amiga me regaló uno y.... hasta hoy. ya no concibo un día al sol en la playa sin un kikoy a mano. El por qué es muy sencillo, además del look que es muy auténtico, es una prenda muy útil y versátil, sí, sí... he dicho prenda, pues sus funciones son infinitas, de ahí a que se haya convertido en un must.






Se puede usar como toalla, pareo, foulard, chal, tapiz, cortina, mantel... y un larguísimo etcétera. Fabricados de puro algodón africano, pues la historia del auténtico Kikoy viene de Africa,  era la indumentaria tradicional Swahili, particularmente en Kenia. En la antigüedad se utilizaba como prenda de vestir masculina, a modo de falda enrollada a la cintura... Poco a poco su uso se extendió hacia el interior del continente.






Y hasta nuestros días....


Publicidad de Lamu en la Revista Pachá Ibiza de Julio


"Son pequeñas obras de arte, 100% realizados de algodón africano, el acabado artesanal lo realizan las mujeres que rematan los flecos del tejido, anudándolos a mano en sus hogares.




Cada mujer termina ocho piezas al día, preservando la exclusividad y originalidad de todas y cada una de estas  "pekeñas" obras de arte de la Kultura Kikoy.

La estrategia de posicionamiento del producto en las Islas Baleares, especialmente en Ibiza y Formentera,  ha propiciado una estrecha colaboración con Pacha, y más recientemente con El Hotel Pacha, donde se ofrecen como regalo a sus clientes......" Si queréis saber más entrad en LAMU 


Hotel Pacha Ibiza


Pero si no tienes previsto ir a Ibiza a comprarte uno, no te preocupes, nosotras te lo traemos. En Valencia los vendemos en Alejandra Montaner a partir de Febrero y hasta Agosto. Acércate y llévate uno para este verano. Y ya sabéis que son unisex, para ellos quedan genial, y además les encantan, haz la prueba, si no sabéis qué regalar este verano, sorpréndeles con un Kikoy...





Alejandra Montaner


                                         ¡¡¡¡Os esperamos!!!!

miércoles, 16 de noviembre de 2011

HECTOR RICCIONE EN VALENCIA WWW.ALEJANDRAMONTANER.COM


HECTOR RICCIONE MODELO TRAFORATO-INDIANIANI

¿DONDE COMPRAR LAS BOTAS IDIANINI DE HECTOR RICCIONE EN VALENCIA?
¿Te estabas preguntando si habría alguna tienda en Valencia dónde encontrar las botas Hector? pues sí, ya es posible, en ALEJANDRA MONTANER tienes todos los modelos.

Para aquellas que no conocéis la marca, os diré que llevan años causando furor en Ibiza y Formentera. Año tras año, forman parte de ese espíritu libre que rompe con los convencionalismos y las modas más encorsetadas, por eso NO gustan a todo el mundo, porque son especiales, atrevidas, divertidas y sobretodo porque son diferentes......

Hay muchísimos modelos, de caña alta, cortita, con flecos, sin flecos, con tachuelas, e incluso se pueden personalizar!!!! Colores mil, y la piel, ¿qué os voy a decir? es como ir descalza, súper cómodas. Me gustan mucho combinadas con vestiditos, pero con pantalón estrecho quedan muy modernas y divertidas, y con shorts monísimas. ¿A qué estás esperando?  Ah!!! me olvidaba de las forraditas de borreguito, calentitas, calentitas....





sábado, 29 de octubre de 2011

Luis Zangara se cuelga de nuestros cuellos

Luis Zangara es un hombre con ARTE. Un admirador de la belleza, un creador de la elegancia. Cuelga de nuestros cuellos sus ilusiones, quiere desnudar nuestros cuerpos y vestirlos sólo con su arte inventado. Se mueve por el Mundo buscando la pieza perfecta en lugares únicos, persigue la originalidad de su inspiración hasta hacerse con ella, y le regala al insomnio su trabajo cuidado y delicado.


Puede que para algunos Luis únicamente sea un diseñador de los colgantes que otros lucen, pero si él crea lo hace para alargar la elegancia de la figura que luce sus cuentas, unidas con la sintonía y la musicalidad que sólo los grandes creadores son capaces de regalarnos.

No es fácil ser único ni original. Luis lo es. Así como lo son los regalos que decoran nuestros escotes, con la única intención de hacer que aquél que los luce se sienta más importante, seguro y afortunado...








Pasen y vean...









Artículos disponibles en ALEJANDRA MONTANER

























Artículos disponibles en ALEJANDRA MONTANER

lunes, 24 de octubre de 2011

Ser una misma: la elegancia de mi vestidor
“La elegancia no consiste en ponerse un nuevo vestido.”
Coco Chanel





Somos lo que somos. Aunque en ocasiones miremos al espejo, y no conozcamos a la persona que nos mira desde él. Hubo un tiempo en el que nuestras ropas nos daban un estatus, y nos ubicaban en un lugar en la sociedad. Todo gracias a las enaguas, a la largura de nuestras faldas o a los pantalones confeccionados a medida. Somos lo que somos, sí, y así debemos mostrarnos. No inventar a otra persona para presentarnos ante el resto, pues la doble personalidad nos puede acarrear más problemas de lo que creemos.

En ocasiones paseamos incómodos por el Mundo, no porque nos sintamos mal, que puede ser, sino porque hay algo en nosotros que nos incomoda. Puede ser el peinado, el tacón demasiado alargado o la falda demasiado diminuta. No nos paramos a mirarnos, ni sentimos que nuestra vestimenta no es más que la segunda piel que nos protege… algunos dicen que la ropa sólo es ropa. Razón no les falta. Pero vivimos en un paraíso (sí, paraíso, le pese a quien le pese), en el que nos sentiremos más o menos importantes según cómo nos mostremos o lo que transmitamos.

Elegir el modelo perfecto para la primera cita es complicado, diría que es un hecho tan importante que se debería impartir una asignatura en los colegios. Nos obsesionamos, amontonamos la ropa sobre la cama, no importa si el vestidor está en la habitación de al lado: la ropa siempre acaba en modo “montaña”. Probamos conjuntos imposibles, siendo capaces de lo imposible: raso fucsia combinado con algodón turquesa, por decir algo. Queremos impactar de tal manera, que perdemos el sentido del gusto. No nos damos cuenta de lo más importante: debemos vestir mostrando quiénes somos, estar cómodas luciendo el modelo que nos dé seguridad, olvidar lo que llevará el resto… debemos ser nosotras sin más. La falda de tul le queda ideal a Mrs. Bradshaw para pasear por NY, pero no nos engañemos, no es una noche para interpretar el Lago de los Cisnes. Y menos en la primera cita.
Vestimos de negro porque es un color elegante, pero en épocas en las que el luto parece ser el uniforme de Vida, debemos esforzarnos por poner un poco de color, porque el Sol no tendrá muchas ganas de salir cuando el recibimiento que le damos es oscuro, serio, sobrio… poco alegre.
En ocasiones nos convertimos en esa persona junto a la que convivimos. Amigo o amante, amante o compañero, compañero o capullo. No importa. Pero queremos entrar en su mundo con tanta ilusión que nos transformamos en él. Generalmente es una persona afín a nosotros, ¡qué afortunadas!, pero si resulta que nuestro gusto sufre una leve indisposición, puede ser que nos fijemos en alguien diferente, y todo se puede complicar. Pues nuestros vestidos, faldas y tops habituales, son sustituidos sin compasión. El vestidor, armario o cajón se empieza a llenar de prendas hasta entonces desconocidas. Enseñamos ombligo y lucimos gorra mientras entonamos un rap, lucimos botas de montaña, pantalones de camuflaje y chaleco de supervivencia mientras planeamos la escapada rural, nos enfundamos en el traje de chaqueta que lució nuestra madre en su primera entrevista de trabajo, ¿para parecernos más a ellas? Para ser más clásica, se entiende. ¿Y el chándal?, ¿por qué?, ¿es que nos pasamos el día en el gimnasio?... me no entender nada, sorry.

No perdamos el norte, que no están los tiempos como para hacer pruebas de vestuario, concentrémonos en nosotras, en esa mujercita que a veces nos mira asustada desde el espejo, y vistamos nuestros días sólo como nos guste a nosotras. Mucho de lo que somos se lo debemos a esos trapitos que lucimos. La elegancia no se escribe con mayúsculas, pues un alma segura se puede contonear con un vestido de H&M con la misma elegancia con la que se pasea un vestido de Valentino. Porque no neguemos que muchas veces esos vestidos lucirían mejor si caminaran solos…

¡Un poquito de ilusión, por favor!, que el vestir y el lucirse son cosas muy serias.

Palabra de Laura